Top Ad unit 728 × 90

 Descripción de la imagen

Últimas Noticias

recent
Salesianos de Don Bosco. Paraguay

Aquí descansa Domingo Savio



"¡Estoy viendo cosas maravillosas!" 
Esas fueron sus últimas palabras.

Fue sepultado el miércoles 11 de marzo de 1857 en la capilla del cementerio de Mondonio.

En 1914 el obispo de Turín ordenó que los restos fueran trasladados a Turín. Los campesinos de Mondonio se negaron a perder a su santo, y empezaron a turnarse día y noche para evitar el traslado.

En octubre de 1914, la Iglesia pidió a las autoridades civiles de Mondonio que intervinieran. Las reliquias de Domingo Savio fueron trasladadas a la Basílica de María Auxiliadora, en Turín, donde permanecen hasta el día de hoy.


Altar donde se encuentra la urna con las reliquias de Santo Domingo Savio, en la Basílica María Auxiliadora de Turín, Italia.
Fotografía: Andrea Cherchi.

Despedida del oratorio

Domingo Savio partió para su casa el domingo lº de marzo de 1857, por la tarde. Vino el padre a buscarlo. Empleó la mañana en arreglar sus cosas y en despedirse uno por uno de todos sus compañeros.

Al momento de partir dijo a Don Bosco:

-Ya que usted no quiere que yo deje mis huesos aquí, tendré que llevármelos a Mondonio. La molestia en Valdocco sería por poco tiempo... porque esto habría terminado rápido. Sin embargo, hágase la voluntad de Dios. Recuerde, si va a Roma, no se olvide del recado para el Papa referente a Inglaterra.

Ruegue para que yo tenga una buena muerte. Nos volveremos a ver en el cielo.

Domingo tenía fuertemente agarrada la mano de Don Bosco y estaba emocionado. El momento era conmovedor. De repente se vuelve hacia sus compañeros que lo habían acompañado hasta la puerta y alza las manos:

-Adiós, a todos ¡nos veremos de nuevo allá, en la casa de la felicidad, en el Paraíso...!

Y de nuevo le dice a Don Bosco:

-¡Déjeme algún recuerdo!

Dime lo que quieras, que te lo doy enseguida, le respondió Don Bosco

- ¿quieres un libro?

-No, -responde Domingo-, deme algo mejor.

-¿Quieres dinero para el viaje?

-Eso precisamente, dinero para mi viaje... pero para el viaje a la eternidad.

Domingo quería una oración especial.

Don Bosco entregó a Domingo un pequeño crucifijo, de los que había traído de Roma con la bendición del Papa Pío IX y la indulgencia "in articulo mortis" (en punto de muerte).

La tristeza invadió el corazón de Domingo. Sabía él que sus días estaban contados y hubiera querido morir allí, en el oratorio, acompañado por Don Bosco y por sus compañeros.

Don Francesia dijo una tarde: "Sé que Domingo al partir del oratorio se fue persuadido de que iba a morir pronto. El no acostumbraba venir a despedirse de mí las otras veces que iba a su casa. Esta vez, en cambio, vino corriendo a saludarme, como uno que se despide para siempre".


Vista del interior de la Basílica María Auxilidora, donde reposan San Juan Bosco, Madre Mazzarello y Santo Domingo Savio. Fotografía: Andrea Cherchi.


Exterior de la Basílica María Auxiliadora de Turín, Italia, construida por San Juan Bosco, donde se descansa Santo Domingo Savio. Fotografía: Andrea Cherchi.

Su muerte

Por la tarde, llegaba Domingo a Mondonio. La madre y sus hermanitos salieron a recibirle con alegría. 

Los primeros cuatro días los pasó bastante bien y sin guardar cama. Sin embargo, el padre quiso llevarlo para una visita médica. 
Había perdido el apetito y una tos persistente le molestaba día y noche. 

El médico ordenó reposo absoluto y, para curarle lo que creía era una pulmonía le aplicó una serie de sangrías (corte que se hace en el cuerpo para que fluyera sangre). 

En realidad, como se supo después, la enfermedad de Domingo era una pleuresía. El médico que le aplicaba la sangría lo invitaba a volver la cara para que no viera tan dolorosa operación. Pero Domingo respondía sereno:

-Eso no es nada, en comparación con los clavos de la Pasión del Señor.

Mejoró algo. El médico, optimista, confortaba a la familia diciéndole que prácticamente el mal estaba vencido.

Otra cosa pensaba Domingo y, apenas el médico se retiró, pidió recibir la Unción de los enfermos.

Todos los presentes lloran y rezan.

-No llores madre... que yo me voy al cielo, -dice Domingo-.

Al párroco que está para retirarse le dice:

-Antes de irse, déjeme un recuerdo.

-¿Qué quieres, Domingo, que te diga?

El párroco edificado e impresionado ante tanto espíritu de sacrificio, no sabe qué decir.

-Algo que me consuele -añade Domingo.

-Acuérdate de la Pasión de Cristo.

-¡Ah, la Pasión! -exclama Domingo.

-¡Siempre la llevo en mi mente!
Y se quedó dormido...
Parecía un ángel...

A la media hora despierta.

-¡Papá! -exclama- busca mi libro de oraciones.

El padre, con un esfuerzo supremo, lee las oraciones de los agonizantes. Domingo responde con claridad y devoción: "Jesús misericordioso, ten piedad de mí".

Algunos jóvenes y niños a quienes se les permite entrar, pasan en silencio y recogimiento a contemplar por última vez el rostro con vida del amigo.

De repente abre los ojos y exclama:

-¡Adiós, papá, adiós! ¡qué cosas tan hermosas veo! Veo los cielos y al Señor y a la Virgen... que me esperan!

Y con estas palabras expiró.

Eran las diez de la noche del lunes 9 de marzo de 1857. En abril iba a cumplir los quince años.

Rápidamente la noticia corrió por todas partes.

En el oratorio compañeros y amigos lloran inconsolables la muerte del amigo. La celebración Eucarística ofrecida por Don Bosco contó con la presencia fervorosa de familiares, salesianos y amigos.

En la Iglesia y fuera, todos repetían: "Ha muerto un santo". Fue sepultado el miércoles 11 de marzo. Sus restos permanecieron en la Capilla del cementerio de Mondonio hasta que definitivamente fueron trasladados a Turín, a la Basílica de María Auxiliadora.


Las reliquias de San Juan Bosco  en la Basílica María Auxiliadora. Fotografía: Andrea Cherchi.






Aquí descansa Domingo Savio Reviewed by Don Bosco Paraguay on 10:30:00 Rating: 5

No hay comentarios:

All Rights Reserved by Salesianos Paraguay © 2014 - 2015
Powered By Don Bosco Paraguay, Designed by GS

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.