Top Ad unit 728 × 90

 Descripción de la imagen

Últimas Noticias

recent
Salesianos de Don Bosco. Paraguay

Novena a Don Bosco: Segundo día

Fotografía: Andrea Cherchi
Fuente: IdentidadSalesiana.com


Oración Inicial

Señor Dios Padre Celestial: Tú que has suscitado en San Juan Bosco un Educador admirable para la juventud, un benefactor eficaz para los pobres y angustiados, y un generoso bienhechor para los que necesitan salud, empleo, facilidades de estudio, tranquilidad espiritual, conversión u otra gracia especial, y que con el Auxilio de la Virgen María le has permitido hacer tantos y tan admirables prodigios a favor de los devotos que la rezan con fe, concédenos imitarlo en su gran interés por salvar almas, y por obtener el mayor bien espiritual y corporal para el prójimo.

Que recordemos siempre que el bien que hacemos a los demás, lo recibe tu Hijo Jesús como hecho a Él mismo y que debemos hacer a los otros todo el bien que deseamos que los demás nos hagan a nosotros.

Por la intercesión de tan amable Protector, concédenos las gracias que te pedimos en esta novena…

[En este punto, en silencio, pide los favores que deseas obtener]

Desde ahora aceptamos que se cumpla siempre y en todo tu Santísima Voluntad, pero te suplicamos humildemente que tengas misericordia de nosotros, remedies nuestros males, soluciones nuestras situaciones difíciles y nos concedas aquellos que más necesitamos para nuestra vida espiritual y material.

Todo esto te lo suplicamos en el nombre de Nuestro Señor Jesucristo tu Hijo, quien contigo y el Espíritu Santo, vive y reina y es Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

Súplica a María Auxiliadora

Oh María, Virgen Poderosa, grande e ilustre defensora de la Iglesia; Admirable Auxiliadora de los Cristianos; Terrible contra los enemigos del alma como un ejército en orden de batalla. Tú que has triunfado de las herejías y de los errores del mundo, consuélanos en nuestras angustias.

Fortalécenos en nuestras luchas. Asístenos en los momentos difíciles. Protégenos contra los adversarios de la salvación y a la hora de la muerte llévanos al gozo eterno del Paraíso. Amén.

Día Segundo

Consideración: La juventud de San Juan Bosco

A los 11 años Juanito Bosco tuvo que irse de su hogar porque su hermanastro Antonio le tenía una gran antipatía y lo golpeaba. El niño tuvo que emplearse de obrero en una finca, cuidando animales y labrando terrenos durante 2 años, al final de los cuales un tío suyo vino y lo devolvió otra vez a su familia y se propuso costearle los estudios de primaria, que pudo empezar a los 13 años. 

Para ir de su casa a la escuela tenía que andar 80 cuadras a pie, por entre caminos llenos de calor y polvo en verano, o llenos de lodo frío o nieve en invierno. Andaba descalzo para no gastar su único par de zapatos, que se ponía al llegar al pueblo. Al fin un sastre que era músico y cantor, al verlo hacer todos los días tan largo recorrido y sintiendo que el joven tosía mucho a causa de los viajes en medio de aguaceros y tempestades, le concedió que durmiera en su casa debajo de una escalera y le ofreció un plato de sopa cada medio día a cambio de que Juanito le ayudara en los tiempos libres en su taller.

Así el joven aprendió el arte de la sastrería y también la música, que le iban a servir mucho cuando fundara más tarde, talleres para enseñar a niños pobres. Juan hizo los cinco cursos de primaria en sólo dos años, y a los 15 empezó su bachillerato. Sus estudios le costaron muchos sacrificios, pero se di cuenta de lo importante que es proporcionar faciliades de estudio a los niños pobres, y luego durante toda su vida fue ese su gran ideal: hacer que los niños más desamparados pudieran encontrar facilidades para estudiar y prepararse bien para la vida. Y ahora desde el cielo sigue concediendo muchos favores a quienes le piden ayuda para conseguir estudio para los hijos.

Ejemplo: El primer gran consejo de la mamá. Y el segundo sueño.

El día en que se separó de mamá Margarita para irse al colegio, la buena mujer le dio un consejo que ya nunca se le iba a olvidar: “El día que tú naciste, yo te consagré a nuestra Señora. Cuando empezaste tus estudios te recomendé mucho la devoción a la Madre Celestial. Ahora te vuelvo a recomendar que seas siempre un fiel devoto de María Santísima. Ama a los compañeros que sean devotos de la Santísima Virgen; y si llegas a ser sacerdote recomienda y propaga siempre la devoción a la Madre de Dios”.

Los primeros años de estudio los compañeros de Juan lo veían preocupado y serio.

-¿Qué te pasa Bosco que estás como muy preocupado?,- le dijo un amigo llamado José Turco.

-Mira es que deseo estudiar y llegar a ser sacerdote, pero no veo como lograrloo porque mi mamá es sumamente pobre y no tengo quien me ayude para entrar en el seminario. Ni siquiera tengo dinero para los libros. No sé como llegaré a lo que más deseo, que es ser sacerdote.

Pero un día la familia vio que el joven Bosco estaba alegrísimo, como quien ha recibido la más bella noticia.

-¿Qué te pasa Juanito, que estás tan contento en este día?- le preguntó el padre de la familia Turco.

-Ah, es que he recibido una agradabilísima noticia. En un sueño la Santísima Virgen me prometió darme toda la ayuda necesaria para que yo logre llegar a ser sacerdote y educador.

-Pero esto no es sino un sueño- le dijo el señor Turco- y del dicho al hecho hay un gran trecho.

-Sí, sí- respondió Juanito- Pero con la ayuda de la Virgen María yo lo podré todo. Seré sacerdote. Guiaré a tantos y tantos jóvenes y les haré tanto bien -y sus ojos brillaban de alegría.

Invitado por la familia amiga, se sentó en el suelo en medio de todos esos buenos amigos y les narró el Sueño Profético que había tenido.

“Vi que venía hacia mí una bellísima Señora al frente de un numerosísimo rebaño, y acercándose y llamándome por mi nombre me dijo: ‘Juanito, todo este rebaño te lo dejo a tus cuidado’.

Pero yo le respondí: ‘Señora, ¿cómo haré para conseguir pastos para tantas ovejas y corderos? ¿Cómo lograré guiarlos y defenderlos?.

La Señora me respondió: ‘No temas. Yo estaré a tu lado y te ayudaré’. Y desapareció”.

En adelante nadie vio preocupado al joven Bosco. Aunque la pobreza lo acorralaba, aunque los desprecios lo herían y a veces parecía que todo le faltaba (la pobreza lo acompañó hasta la muerte) nunca nadie lo vio triste o preocupado. Él recordaba la frase de Nuestra Señora en su segundo sueño: “Yo estaré a tu lado y te ayudaré”. Y se cumplió a la letra.

Más de 800 milagros hizo en vida Don Bosco al rezar con fe a María Auxiliadora, y con su ayuda llevó a cabo obras portentosas con medios económicos que no presentaban ninguna probabilidad de triunfo. Él repetía siempre: Si tenéis fe en María Auxiliadora veréis lo que son los milagros”.

Práctica

Ayudaré a un pobre o haré un favor a alguna persona.

Gozos

Santo que nunca desoyes a quien confiado te implora

Ruega, Padre, por nosotros a María Auxiliadora.

Enséñanos la humildad con que ascendiste a esa altura donde hoy tu gloria fulgura en eterna claridad; y prodiga con ternura al que sufre y al que llora

Ruega, Padre, por nosotros a María Auxiliadora.

Deslumbraste de belleza, blanco lirio inmaculado la Iglesia te ha proclamado por tu angélica pureza, de la inocencia dechado, de castidad bella aurora

Ruega, Padre, por nosotros a María Auxiliadora.

El trabajo y la oración fueron tu gloria y anhelo, siempre pensando en el cielo, donde estaba tu corazón. Torna de nuestra alma el hielo en hoguera abrasadora

Ruega, Padre, por nosotros a María Auxiliadora.

¡Dadme almas! era el clamor de tu celo prodigioso, el salvarlas fue tu gozo y llevarlas al Señor, ese era el fin poderoso de tu obra redentora

Ruega, Padre, por nosotros a María Auxiliadora.

Suave apóstol de los niños, protector de su inocencia. En la tierna adolescencia colocaste tus cariños. Y cuan brillante la excelencia de tu obra educadora

Ruega, Padre, por nosotros a María Auxiliadora.

Lleno de firme confianza en el auxilio divino, proseguiste tu camino en Dios puesta la esperanza. Y Él sempre en tu ayuda vino con su mano protectora

Ruega, Padre, por nosotros a María Auxiliadora.

De la Virgen bajo el faro colocaste tus labores; por ti, ella da sus favores y es de los hombres amparo. Envía al mundo los fulgores de esa luz consoladora

Ruega, Padre, por nosotros a María Auxiliadora.

De tu obra el fundamento fue la Santa Eucaristía, pues tu alma unida vivía al Divino Sacramento. Jesús Hostia te infundía esa constancia creadora

Ruega, Padre, por nosotros a María Auxiliadora.

¡Oh Apóstol! ¡Oh Padre! ¡Oh Santo!, atiéndenos bondadoso, cambia nuestro llanto en gozo, tú que ante Dios puedes tanto, y en ti halle amparo amoroso la humanidad pecadora

Ruega, Padre, por nosotros a María Auxiliadora.

Oración Final

¡Oh! San Juan Bosco, Padre y Maestro de la Juventud, que tanto trabajaste por la salvación de las almas: se nuestro guía para bien de la nuestra, y la salvación del prójimo. Ayúdanos a vencer las pasiones y el respeto humano; enséñanos a amar a Jesús Sacramentado, a María Auxiliadora y al Papa, e implora de Dios para nosotros una santa muerte, a fin de que logremos reunirnos contigo en la gloria. Amén.

Padre Amado, haz que seamos tan santos como lo eras tú.

Padrenuestro

Avemaría










Novena a Don Bosco: Segundo día Reviewed by Don Bosco Paraguay on 16:50:00 Rating: 5

No hay comentarios:

All Rights Reserved by Salesianos Paraguay © 2014 - 2015
Powered By Don Bosco Paraguay, Designed by GS

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.