Top Ad unit 728 × 90

 Descripción de la imagen

Últimas Noticias

recent
Salesianos de Don Bosco. Paraguay

Siria: Los Salesianos en un país en guerra



ANS | Damasco - "Cuando llegamos a casa, después de una cena de bienvenida, nos vamos a la cama. Antes de quedarnos dormidos escuchamos disparos, pero no son de Año Nuevo. Son estallidos de escopetas o morteros. Los oigo incluso al amanecer apenas me despierto por la luz que entra por la ventana. Dios mío, estoy en un país donde hay personas que disparan y personas que mueren". Así cuenta el salesiano Coadjutor Giampietro Pettenon, Presidente de Misiones Don Bosco, su primer encuentro con Siria, la primera parada de su viaje misionero, Damasco.

La comunidad salesiana de Damasco está formada por cuatro sacerdotes. Dirigen un hermoso oratorio al que asisten 1300 niños, adolescentes y jóvenes. Todos cristianos, con diferentes confesiones y ritos. El espacio del patio y las habitaciones donde se reúnen es pequeño y el oratorio está abierto en días alternos por grupos de edad y un bus pasa a recogerlos en puntos predeterminados, por razones obvias de seguridad.

También nosotros subimos al autobús. Suben primero los jóvenes de 16-17 años. En la siguiente parada suben algunas chicas de la misma edad. Todos son guapos y bien vestidos. Por otro lado, ¿cómo no podría ser así, ya que están juntos un viernes por la tarde para intercambiar cuatro conversaciones con tranquilidad? Qué lindo ver a los jóvenes que, a pesar del drama de su país, miran al futuro y sueñan.

Continuando nuestra visita a Damasco, escuchamos historias de dolor, destrucción y muerte. Cruzando la ciudad nos acercamos a los distritos periféricos en manos de los rebeldes. Lo que vemos es impresionante. Bloques doblados sobre sí mismos, paredes negras por el humo, agujeros en los muros que alguna vez fueron habitaciones, estancias, casas de gente común.

Durante algunas horas hacemos también turismo en el casco antiguo y caminamos por una calle antigua y angosta. De repente un disparo de mortero fuerte, que cae cerca, nos paraliza a todos. Luego, un caballero sentado en la mesa de un bar hace un gesto para decir que no es nada que podemos seguir. 

Al día siguiente recibimos la noticia de que había caído un disparo de mortero en ese mismo callejón, entre esos locales pequeños y característicos, y había causado siete muertos. Nosotros caminábamos allí, en el mismo lugar y al mismo tiempo, pero afortunadamente el día anterior.



Concluida la visita a Damasco, el salesiano coadjutor Giampietro Pettenon, Presidente de Misiones Don Bosco, y su equipo, se trasladaron a Kafroun, en una zona montañosa en el oeste de Siria. Allí el aire es más fresco y la naturaleza más exuberante, y Kafroun representa un lugar de descanso de fin de semana para los sirios que viven en el interior. Y sin embargo, observa el Hermano Pettenon: «cada ciudad siria ha pagado o está pagando el precio de la destrucción y el horror de esta guerra sin sentido».

Para llegar hasta Kafroun subimos por un largo camino que atraviesa pequeñas villas, habitadas, muchas de ellas casi enteramente por cristianos. En las columnas de iluminación pública están pegadas infinidades de rostros juveniles. Si fuese una campaña política, pensaríamos que son los candidatos. Pero la realidad es más dramática en este país en guerra que estamos visitando. Esos rostros son los mártires civiles y soldados muertos en el frente de batalla, que habitaban en esa villa.

La casa de Kafroun sirve para la obra salesiana de Siria y del Líbano como punto de referencia para los campos-escuela de los jóvenes y para las jornadas formativas de los Salesianos y de la Familia Salesiana.

Se trata de una presencia salesiana que nace en 1992, viviendo tan solo veinte años, pues en 2009 los Salesianos tuvieron que cerrar la comunidad y utilizar la casa como residencia para las vacaciones. Sin embargo, la urgencia provocada por la guerra, especialmente por la tantas familias golpeadas de Alepo, tuvieron que reabrir sus puertas con un hecho singular: la presencia estable de la comunidad salesiana ha formado un grupo de Salesianos Cooperadores, que llevan adelante el estilo educativo de Don Bosco.

Durante el fin de semana son ellos que animan el oratorio y abren la casa de acogida para los jóvenes de la zona y dominicalmente concurren más de 200 niños y jóvenes en la celebración eucarística.

Percibimos que en este lugar la gente es más serena: aquí no han llegado los rebeldes. La vida se desenvuelve más lentamente, pero las fotografías de los mártires civiles, de las familias destruidas, de los caminos bloqueados y la falta de trabajo estable son una gran preocupación para las familias del lugar.










Siria: Los Salesianos en un país en guerra Reviewed by Don Bosco Paraguay on 14:17:00 Rating: 5

No hay comentarios:

All Rights Reserved by Salesianos Paraguay © 2014 - 2015
Powered By Don Bosco Paraguay, Designed by GS

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.