Top Ad unit 728 × 90

 Descripción de la imagen

Últimas Noticias

recent
Salesianos de Don Bosco. Paraguay

Homilía del P. Néstor Ledesma en el día de Don Bosco

Foto: Guillermo Sandoval
Solemnidad de San Juan Bosco – 31 de enero de 2018

Queridos amigos, queridas amigas:

Celebramos hoy la solemnidad de San Juan Bosco, padre y maestro de los jóvenes, un don de Dios a la Iglesia. Una persona, una vida siempre atractiva que suscita deseos de imitación, un modo de vivir que siempre es una llamada y una llamada que resuena en nuestros corazones  invitándonos a ser santos, los santos de la alegría, los santos del deber bien cumplido así como Jesús lo quiere.

Don Bosco, durante toda su vida ha demostrado tener un corazón de padre. Capaz de inspirar cariño, confianza y afecto, porque era capaz de amar y de dejarse amar. Estaba inmerso en Dios. Esto le daba la capacidad de involucrarse en la vida de sus jóvenes, vivía comprometido con su historia, con la historia de los jóvenes. Don Bosco, un hombre profundamente encarnado en la historia y profundamente inmerso en Dios.

En el corazón de Don Bosco late un solo deseo: la salvación de los jóvenes. Un deseo que le ha sido suscitado por la experiencia de amor de Dios en su vida, experiencia que quiere todos podamos vivir, y en especial los jóvenes más pobres.

Foto: Guillermo Sandoval
Don Bosco se entrega a su trabajo apasionadamente, poniendo en juego todos sus recursos personales con firmeza y con ternura de corazón, pues habiendo conocido el amor de Dios y habiendo vivido la experiencia de pobreza de los jóvenes no puede sino soñar un tiempo diferente para los hijos amados de Dios, que sean felices aquí en la tierra y en la eternidad.

El amor de Dios ardía en su corazón de un modo tal que las iniciativas en favor de los jóvenes le brotaban con fuerza y audacia, iniciativas transformadoras muchas veces del modo de pensar y hacer más tradicionales. Es este amor de Dios la fuente de su incansable trabajo por los jóvenes y es en ese amor que nos deja el legado de construir como comunidad los ambientes y los espacios propicios para el protagonismo y compromiso juveniles. De tal modo que, honrar a Don Bosco hoy, es hacerse una comunidad capaz de custodiar la vida de sus jóvenes en comunión de fuerzas y recursos. Hoy, los jóvenes nos necesitan trabajando juntos, como siempre ha sido el sueño de Don Bosco.

Como padre, santamente apasionado por los jóvenes, Don Bosco nos deja también la ternura de un corazón íntimamente unido a la vida de sus jóvenes. Un corazón no pocas veces apenado por la miseria de las situaciones que viven los jóvenes y por la injusticia de que son víctimas los humildes y pobres. Don Bosco tiene una ternura tan parecida a la de los niños, que a pesar del dolor y del sufrimiento que pudo experimentar en situaciones tan difíciles de su vida, nos hace sentir la confianza y la alegría de la presencia de un Dios infinitamente bueno y de la Virgen María, madre de la familia salesiana.


Foto: Guillermo Sandoval
Todos los que amamos a Don Bosco, tenemos el compromiso de vivir como él, con el amor y la ternura del Padre del cielo. Don Bosco quiere y vive desgastando su vida hasta hacerse capaz de entregar lo más preciado a sus jóvenes: su propia vida. Así como el Hijo, Don Bosco es capaz de ofrecer su propia vida como ofrenda al Padre.

Le pedimos al Señor nos conceda amar como Don Bosco, porque en su amor descubrimos ese amor de Dios único, capaz de darlo todo por la salvación de sus hijos, por la salvación de los jóvenes, por nuestra salvación. Honrar a Don Bosco es configurar nuestra persona a la vida de su maestro: Jesús, el hijo de María, el salvador, el redentor. Que así sea.



Homilía del P. Néstor Ledesma en el día de Don Bosco Reviewed by Don Bosco Paraguay on 20:11:00 Rating: 5

No hay comentarios:

All Rights Reserved by Salesianos Paraguay © 2014 - 2015
Powered By Don Bosco Paraguay, Designed by GS

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.